02 octubre 2008

De Camino a Gotemburgo

En la estación de tren de Skövde, esperando el tren a Gotemburgo.
En el tren. A veces trabajo, a veces leo, a veces como...pero nunca duermo. No puedo.
Al fin en Gotemburgo. Con el café latte de la mañana y chocolate. Mmmmm.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

que gracioso....dura rutina la del tren no??
un abrazo
alberto

Santi dijo...

Es una ironía, no?
Pues sí lo es. Muy pesado estar 3 horas diarias en un tren.

Angie dijo...

Oye que haces en gotemburgo todo el tiempo...? ;D un abrazo angie

Anónimo dijo...

si a eso me referia que parece muy duro...lo de gracioso era lo del cafe y la chocolatina...cuidado con el colesterol jejej
un abrazo